Poemas negros


Especie de García Lorca puertorriqueño, en sus “poemas negrosLuis Palés Matos nos ofrece una imagen de nuestros negros hispánicos que tanto han influenciado nuestra identidad latina, que nos han legado la salsa y que con sus ritmo de milonga y candombe nos ofrecieron también el tango.

Luis Palés Matos Born: 20-Mar-1898 Birthplace: Guayama, Puerto Rico Died: 23-Feb-1959 Location of death: San Juan, Puerto Rico Cause of death: Heart Failure

Luis Palés Matos
20-Mar-1898 Guayama, PR
Died: 23-Feb-1959 San Juan, PR
Cause of death: Heart Failure

Al leer estos poemas -que encontré por mera casualidad en una publicación de 1935 de la revista Ateneo Puertorriqueño- no se puede dejar de pensar en ese cantarín que tiene el acento antillés; una poesía con una gran sonoridad y llena de vocales que reflejan el habla típica de la región culminando como golpes de tambor en mis oídos.

El “negro literario” de Palés no tiene que ser específicamente puertorriqueño, vamos, ni siquiera tiene que ser negro. Sus poemas se extienden más allá de las Antillas, y, como había dicho, son un reflejo del carácter africano en el latinoamericano del Río Bravo y en el de la Patagonia.

Así que con licencia de su mercé, les comparto en esta entrada uno de esos acústicos poemas negros del boricua Luis Palés Matos.

Majestad Negra

Luis Palés Matos (1898-1959)

Por la encendida calle antillana
va Tembandumba de la Quimbamba
–Rumba, macumba, candombe, bámbula—
entre dos filas de negras caras.
Ante ella un congo –gongo y maraca—
ritma una conga bomba que bamba.

A paso lento la Reina avanza,
y de su inmensa grupa resbalan
Meneos cachondos que el congo cuaja
en ríos de azúcar y de melaza…
Prieto trapiche de sensual zafra,
el caderamen, masa con masa,
exprime ritmos, suda que sangra,
y la molienda culmina en danza.

Por la encendida calle antillana
va Tembandumba de la Quimbamba.
Flor de Tortola, rosa de Uganda,
Por ti crepitan bombas y bámbulas;
Por ti en calendas desenfrenadas
quema la Antilla su sangre ñáñiga.
Haití te ofrece sus calabazas;
Fogosos rones te da Jamaica;
Cuba te dice: ¡dale, mulata!
Y Puerto Rico: ¡melao, melamba!

Sús, mis cocolos de negras caras…
Tronad, tambores; vibrad, maracas.
Por la encendida calle antillana
–Rumba, macumba, candombe, bámbula–
va Tembandumba de la Quimbamba.

Danza negra

Calabó y bambú.
Bambú y calabó.
El Gran Cocoroco dice: tu-cu-tú.
La Gran Cocoroca dice: to-co-tó.
Es el sol de hierro que arde en Tombuctú.
Es la danza negra de Fernando Poo.
El cerdo en el fango gruñe: pru-pru-prú.
El sapo en la charca sueña: cro-cro-cró.
Calabó y bambú.
Bambú y calabó.

Rompen los junjunes en furiosa ú.
Los gongos trepidan con profunda ó.
Es la raza negra que ondulando va
en el ritmo gordo del mariyandá.
Llegan los botucos a la fiesta ya…
Danza que te danza la negra se da.

Calabó y bambú.
Bambú y calabó.
El Gran Cocoroco dice: tu-cu-tú.
La Gran Cocoroca dice: to-co-tó.

Pasan tierras rojas, islas de betún:
Haití, Martinica, Congo, Camerún;
las papiamentosas antillas del ron
y las patualesas islas del volcán,
que en el grave son
del canto se dan.

Calabó y bambú.
Bambú y calabó.
Es el sol de hierro que arde en Tombuctú.
Es la danza negra de Fernando Poo.
El alma africana que vibrando está
en el ritmo gordo del mariyandá.

Calabó y bambú.
Bambú y calabó.
El Gran Cocoroco dice: tu-cu-tú.
La Gran Cocoroca dice: to-co-tó.

Preludio en Boricua

Tuntun de pasa y grifería
y otros parejeros tuntunes.
Bochinche de ñañiguería
donde sus cálidos betunes
funde la congada bravía.

Con cacareo de maraca
y sordo gruñido de gongo,
el telón isleño destaca
una aristocracia macaca
a base de funche y mondongo.

Al solemne papaluá haitiano
opone la rumba habanera
sus esguinces de hombro y cadera,
mientras el negrito cubano
doma la mulata cerrera.

De su bachata por las pistas
vuela Cuba, suelto el velamen,
recogiendo en el caderamen
su áureo niágara de turistas.

(Mañana serán accionistas
de cualquier ingenio cañero
y cargarán con el dinero…)

Y hacia un rincón -solar, bahía,
malecón o siembra de cañas-
bebe el negro su pena fría
alelado en la melodía
que le sale de las entrañas.

Jamaica, la gorda mandinga,
reduce su lingo a gandinga.
Santo Domingo se endominga
y en cívico gesto imponente
su numen heroico respinga
con cien odas al Presidente.
Con su batea de ajonjolí
y sus blancos ojos de magia
hacia el mercado viene Haití.
Las antillas barloventeras
pasan tremendas desazones,
espantándose los ciclones
con matamoscas de palmeras.

¿Y Puerto Rico? Mi isla ardiente,
para ti todo ha terminado.
En el yermo de un continente,
Puerto Rico, lúgubremente,
bala como cabro estofado.

Tuntún de pasa y grifería,
este libro que va a tus manos
con ingredientes antillanos
compuse un día…

…y en resumen, tiempo perdido,
que me acaba en aburrimiento.
Algo entrevisto o presentido,
poco realmente vivido
y mucho de embuste y de cuento.

Cf. Margot Arce “Los Poemas Negros de Luis Palés Matos” in Ateneo Puertorriqueño: [revista]. San Juan de Puerto Rico. 1er. trimestre de 1935, Número 1 Volumen 1, pp. 35-67

About Ratonet

http://radinito.wordpress.com/ http://boricuolandia.wordpress.com/ Je ne sais pas : porter un kimono, parler japonais, cuisiner sans faire brûler le contenu de la casserole, tricoter et broder, faire des mots fléchés sans même des mots cons, rester réveillé en cours d'économie et gestion, compléter un sudoku, verser du vin dans un verre sans tacher la nappe, jouer avec le feu sans me bruler, dormir dans un lit deux place sans prendre toute la couverture, avoir tord, parler sans dire une connerie, me taire...... la liste des choses que je ne sais pas faire es donc réelement impréssionnte !
This entry was posted in Poetry and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Poemas negros

  1. Ratonet says:

    Comentario a propósito del poema “Danza Negra”:

    “Furiosa ú” :

    El adjetivo “furioso” califica un estado moral, una pasión. Aquí se aplica a un sonido cuya analogía con el estado de furia es subjetivamente posible para el poeta. Por este carácter subjetivo de la calificación, el adjetivo va antepuesto. Para el lector, el sonido de esa ú se hace perceptible y bien determinado: sonido violento, delirante, frenético; melodía muy grave y velar que se eleva estridente sobre un fondo de ritmo monótono y acelerado. La imagen auditiva está reforzada en el verso “rompen los junjunes en furiosa ú”, por el verbo “rompen” que da una sensación de lo repentino y desgarrado, y por el nombre “junjunes” que añade la calidad distintiva del timbre.

  2. Ratonet says:

    Comentario a propósito del poema “Danza Negra”:

    “Profunda ó” :

    Lo profundo es una determinación espacial aplicada a un sonido. El sonido de esa “ó” cobra realidad cabal en la imaginación del lector: melodía gutural, grave, amplia, destacándose sobre un ritmo menos rápido que el de “furiosa ú”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s